Logo

Pide tu cita

Lo normal será diferente por un tiempo

En tiempos de coronavirus, aquello que parecía ser normal ha cambiado por completo, los saludos ya no son los mismos, nuestras relaciones interpersonales se han tenido que distanciar en lo físico, pero estamos más conectados que nunca. En esta primera entrada de nuestro blog queremos contarles qué hemos estado haciendo como médicos para que más pronto que tarde podamos reencontrarnos. 

Nadie estaba preparado para esto, ni las grandes potencias mundiales, ningún gobierno, ningún sistema de salud, en ningún lugar del mundo.

La pandemia del Coronavirus humano tomó al mundo por sorpresa y pese a esfuerzos en contener la expansión, que algunos piensan que fueron tardíos por parte del gobierno chino, este se expandió por Asia y en ese momento fue problema de los asiáticos.  Después, llegó a Europa un continente en dónde la gente tiene acceso a salud de calidad y los sistemas de salud cuentan con ventiladores, camas de unidad de cuidado intensivo e implementos de protección personal “necesarios”, o al menos eso pensaban. 

Después de ver las tragedias de Italia y España, pensábamos que era problema de los europeos y unas semanas después, se convirtió en nuestro problema. Nuestro gobierno, al ver el comportamiento del virus y los estragos que estaba causando, aun estando en países mejor equipados y con más recursos, tomó la decisión de decretar un aislamiento social preventivo de inmediato. Para algunos, esta decisión fue precipitada y un poco extrema y ahí fue, en dónde a todos nos cambió la vida. Tuvimos que cerrar nuestra consulta de cirugía plástica, dejar de ver a nuestros pacientes, suspender cirugías y procedimientos hasta nueva orden; con el fin de mitigar el riesgo de contacto y salvaguardar los recursos de bioseguridad para el personal que se encuentra en la primera línea contra el coronavirus. Mientras tanto nos hemos dedicado como médicos a estudiar el virus y sus implicaciones para el futuro de la cirugía plástica en Colombia y entre más leíamos más nos dábamos cuenta de que, si bien faltaban días para las fechas de final de cuarentena, las cosas no iban a volver a cómo eran antes, no por un buen tiempo. Entonces debíamos adaptarnos al cambio.

La realidad es que este virus esta acá para quedarse, no se va a desaparecer mágicamente el día que los gobiernos se pongan de acuerdo y den una fecha final para que todos volvamos a nuestros quehaceres diarios.  Volveremos, pero con grandes cambios de hábitos teniendo en cuenta las nuevas normas de bioseguridad. 

Las normas de distanciamiento social se deben mantener. No nos vamos a saludar como antes, la utilización de tapabocas seguirá siendo obligatoria, se deberá mantener idealmente dos metros de distancia entre persona y persona, con el fin de disminuir la transmisión por contacto. Seguramente los restaurantes tendrán que tomar medidas y cambiar su manera de trabajar con menos comensales, muchas de las reuniones en el trabajo seguramente seguirán siendo por vía virtual, y nuestra vida social probablemente se limitará a 10 personas. No habrá eventos masivos como conciertos o partidos de fútbol. Esto será el “nuevo normal”, al menos por un tiempo.

¿Cuánto durará esto? Nadie sabe, dependerá del desarrollo de un tratamiento efectivo o una vacuna contra el coronavirus y eso puede ser meses o años y por eso tenemos que entender que lo normal va a ser diferente por un tiempo.